¿Tenemos claro cuando el juego se convierte en deporte? ¿Tenemos claro cuando el deporte se convierte en profesionalismo?

Si los que estamos trabajando con niños en cualquier deporte formativo no somos capaces de identificar y de actuar diferenciando estas etapas el resultado es una actividad deportiva que no tiene como fin el ocio sino el negocio. Me molesta, me molesta mucho cuando a los niños se les trata como mercancía. No hace mucho la mayoría de los clubes de fútbol base tenían como mucho dos grupos por categorías, sin embargo hoy podemos encontrar clubes que tienen cinco o incluso seis, que cada espacio que tienen que compartir en los entrenamientos pasa a ser cada vez mas reducido y que un día pasaran de practicar fútbol a practicar futbolin por no poder incluso ni moverse del sitio. Desgraciadamente este proceso ocurre por la palabra mágica que muchos entrenadores y padres comparten, glorifican y ensalzan: “GANAR”.

Los padres de forma casi general no tienen una formación deportiva que les permita analizar los objetivos mejores que propone cada club para el proceso de formación de sus hijos y evaluar que estos se lleven a cabo sin vender humo, con lo cual quedan condicionados y actúan inscribiendo a sus hijos en aquellos clubes que ganan porque consideran que si ganan es porque tienen a los mejores niños y por lo tanto son los que mejor trabajan la base de este deporte. Quizás los padres desconocen que esos niños han podido ser formados en otros clubes, quizás desconocen que como en todo proceso de aprendizaje los niveles son diferentes y estos niños pueden tener un nivel superior innato que después tiende a igualarse.

Una vez conseguido este “éxito” deportivo basado en el resultado ( GANAR) mas que en la formación el camino esta hecho y comienza el proceso de fichajes que se atribuye a niños en edades comprendidas desde los 7 años a los 18 años. Esta basura deportiva tiene como principal gancho para niños y padres la tan famosa frase de: “es que en nuestro club vas a jugar en una categoría superior que tu actual club no te puede ofrecer”. Os imagináis vuestros hijos en su colegio donde cursa sus estudios y que viniese el Director del Colegio de otro distrito y os dijera: “es que yo le ofrezco a tu hijo de 9 años que no pase a 4º de Primaria sino que le voy a dar la posibilidad de ir a 6º”, ¿que haríais? ¿como actuaríais?. Pues el símil en el fútbol debe de ser igual, los niños deben de ir quemando etapas y adquiriendo aprendizajes independientemente del nivel de las categorías porque os aseguro que la categoría y el niño o adolescente se encontraran dependiendo de lo aprendido durante los años de formación y con el tiempo cada uno acabara en su lugar.

Lo mas singular de todo es aquel padre que llega a ese club y su niño comienza el proceso selectivo para averiguar en que nivel estará ubicado. Cuando termina las pruebas hablan con el y le dicen: “Bueno su hijo no podrá estar en el A ni en el B porque no tiene el suficiente nivel, hemos pensado que como en el C y el D hay niños un año mayor lo mejor es que vaya al E. El padre orgulloso de su hijo se va con una sonrisa en la boca pensando que si lo han aceptado es porque el niño tan mal no juega, lo que desconoce es que aunque fuese el niño peor del mundo también lo hubiesen aceptado porque el niño ya no es un niño en este club es una mercancía que tiene un valor. En este momento el niño pasa a llamarse 280€ o 350€, da igual, lo que desconoce el padre es que su niño ya no va a practicar un deporte de ocio sino que pasara a formar parte de un negocio.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad